COPYRIGHT©PERU 2012 ALL RIGHT RESERVED. Prohibida su reproducción total o parcial

jueves, 8 de septiembre de 2016

UN BREVE COMENTARIO ACERCA DE LA EXPOSICIÓN: "VIGILAR Y CASTIGAR, FOTOGRAFIAS PENITENCIARIAS DEL SIGLO XIX", DE A,A & A GALLERY EN CASA FUGÁZ- CALLAO MONUMENTAL.


El pasado 13 de Agosto  del 2016, se inauguró la exposición VIGILAR Y CASTIGAR, FOTOGRAFIAS PENITENCIARIAS DEL SIGLO XIX, en  A,A & A  GALLERY , ubicado en la primera planta del antiguo y ahora remodelado Edificio Ronald, espacio que alberga galerías de arte bajo el nombre de CASA FUGÁZ, en el Callao monumental.  La muestra ha sido dirigida por Sophía Durand en co-curaduría con Sonia Cunliffe, quienes han investigado acerca de la fotografía como parte importante de la organización documental de la otrora Penitenciaria de Lima (Panoptico), construida tras abolirse la pena de muerte, entre 1856 y 1860, por disposición del Presidente del Perú, Don Ramón Castilla,  dando inicio a un sistema carcelario del cual el Perú carecía por aquel entonces.  

Sophía Durand, co-curadora de la muestra.
 La exposición VIGILAR Y CASTIGAR, FOTOGRAFIAS PENITENCIARIAS DEL SIGLO XIX establece, entre otros aspectos, que la fotografía ha sido permanentemente un instrumento de control y orden por parte del estado y actualmente tiene el mismo propósito (y lo seguirá teniendo, ya sea apelando a la fotografía u otros medios tecnológicos).  Así mismo, nos demuestra que el Perú del siglo XIX no fue ajeno a ese medio de control a través de la fotografía o Daguerrotipo, nombre con el que se le denominaba por aquel entonces en honor a su creador: el Francés Louis Jacques Mandé Daguerre; y desde la llegada del invento de Daguerre al Perú en 1842(traído por el fotógrafo Maximiliano Danti) se consideró una herramienta tecnológica que tuvo un propósito comercial, dando lugar así a los primeros estudios fotográficos itinerantes y estables que realizaban fotografía artística para una clientela con un mero afán por perennizar un acontecimiento familiar o por la necesidad de identificarse o ser reconocido mediante el económico formato fotográfico de la “tarjeta de visita”, aunque las dimensiones del formato fotográfico empleadas por el sistema penitenciario de aquel entonces era reducida en comparación con el formato de la tarjeta de visita.

Partiendo de la investigación documental, las curadoras recurren a los registros gráficos como fuentes de información y en especial a la fotografía vista, incluso, más allá de la perspectiva del arte: como un soporte documental o documento de registro, recreando a través de ella(la fotografía) el contexto, permitiendo además, que el observador desde su propia percepción identifique y analice los rasgos psicológicos y /o los sentimientos encontrados a través de cada expresión facial o lenguaje corporal de los protagonistas, que han sido reproducidos a fidelidad por la cámara; o tal como manifiesta una de las curadoras de esta exposición, Sophía Durand: “…Contemplar cada una de estas piezas nos coloca en el lugar del fotógrafo-verdugo, confrontando la mirada del condenado, su lenguaje corporal y la frialdad del número que le asigna el sistema. Son rostros que evidencian la dureza del temperamento, el descaro risueño o el terror de una inocencia imposible de comprobar…”.  

En síntesis, esta exposición demostraría que nuestro incipiente sistema carcelario del siglo XIX adolecía desde sus inicios de una deficiente organización y en especial, en lo relacionado a los documentos de gestión administrativa durante las últimas cuatro décadas del decimonónico, y de cómo gracias a la investigación basada en este pequeño fondo documental recopilado (el cual consta de 52 documentos originales), bien sería el punto de partida para reconstruir un período de la historia penitenciaria en el Perú y al mismo tiempo(bajo la perspectiva del arte) nos permitiría abordar la parte técnica(como el empleo de insumos empleados en fotografía durante el siglo XIX en el Perú , por ejemplo) y aspectos del lenguaje gráfico-formal(composición, luz, color, etc. etc.) incluyendo así a la “fotografía penitenciaria” como un género fotográfico como un referente más para las investigaciones realizadas en torno a la historia y evolución de la fotografía en el Perú.  

Un excelente trabajo Curatorial y de investigación, donde se aprecia la coherencia existente  entre una bien fundamentada justificación y los registros gráficos presentados.  Una muestra digna de visitarse  y de paso (para quienes no conozcan el lugar) será una buena oportunidad de recorrer las diversas galerías que alberga el antiguo edificio Ronald y en sus alrededores, en el área conocida como: “Callao Monumental”, zona  recientemente puesta en valor, gracias a la loable  iniciativa de gestores, curadores, galeristas y artistas en un afán por descentralizar y ampliar el circuito galerístico de Lima, prolongándolo hacia nuestra provincia constitucional del callao. 

ROSA MARÍA VARGAS R.
Historiadora, Crítica de arte y Curadora Independiente.

Fotografías y diseño: Rosa María Vargas R.

NOTA: Debido a la gran acogida que viene teniendo la muestra, ésta continuará abierta al público hasta el Domingo 2 de Octubre del 2016, en el siguiente horario: de martes a domingo de 11:00 a.m. a 16:00 p.m.. Dirección: A A & A Gallery, Calle Constitución 250, Callao Monumental, Provincia Constitucional del Callao, Lima -Perú.

martes, 6 de septiembre de 2016

Un breve comentario acerca de la exposición RAYOS-X, RADIOGRAFÍA DE UNA CIUDAD, del artista Alberto Conrado en la galería RYOICHI JINNAI del Centro Cultural Peruano Japonés.


El 18 de agosto del 2016, se inauguró la exposición RAYOS-X, RADIOGRAFÍA DE UNA CIUDAD, del artista Alberto Conrado en la galería RYOICHI JINNAI del Centro Cultural Peruano Japonés. En dicha muestra se exhibe una serie de doce pinturas en óleo sobre lienzo y técnica mixta, de pequeño y mediano formato.

ALBERTO CONRADO
(Lima-Perú, 1964)
Artista visual egresado de la Escuela Nacional Superior Autónoma de Bellas Artes del Perú(ENSABAP) en la especialidad de Pintura además, egresado del  Instituto Superior Tecnológico María Rosario Araoz Pinto en la especialidad de Diseño Publicitario. Posee también estudios de  maestría en Gestión Cultural y Patrimonio de la Universidad San Martín de Porres y una Licenciatura en Administración de Empresas en la universidad Nacional Enrique Guzmán y Valle. También es socio fundador y actual vicepresidente de la asociación de egresados de la Escuela Nacional Superior Autónoma de Bellas Artes (AENBA).  Tiene en su haber cuatro exposiciones individuales y ha venido participando en diversas exposiciones colectivas.

RAYOS-X, RADIOGRAFÍA DE UNA CIUDAD,  tiene como tema principal a la contemporánea, urbana e informal Lima, siendo ésta representada  a través de la palabra escrita, imágenes y la intensidad del color. La  diversidad  cromática de su paleta y la aplicación de la misma nos remite al trabajo de Jasper Johns(Georgia-U.S.A., 1930), cuyo trabajo artístico es conocido por sus vibrantes contrastes, tal vez inspiradas en la psicodelia de los 60’s y en el Pop-art de un contemporáneo suyo: Andy Wharhol(U.S.A., 1928-1987).  Sin embargo, Conrado hace referencia a los letreros de los establecimientos comerciales y carteles de las marquesinas del centro de Lima en la década de los ochentas(actualmente se ven con mayor frecuencia en los distritos periféricos de Lima), que identificarán  a  eventos musicales de ritmos del ande como el huayno  y al fenómeno musical que alcanzó su mayor apogeo y consolidación en la Lima de inicios de los ochentas: La música tropical-andina; fusión rítmica de raíces andinas, la cumbia tropical que serán estilizados a través de instrumentos modernos como la guitarra eléctrica y el sintetizador, dando origen a lo que más tarde se denominaría como música “chicha”, término empleado desde entonces para denominar a esta nueva forma de  “sincretismo cultural ” donde  los inmigrantes del interior del Perú residentes en  la zona urbana de Lima quienes  progresivamente  irán sustituyendo sus propias prácticas culturales en su nuevo entorno cotidiano, que en la gráfica se traducirá en una nueva forma estética que desde hace un tiempo se ha convertido en objeto de estudio por antropólogos , sociólogos y más recientemente,  por artistas e historiadores del arte.

Alberto Conrado, al igual que  Jasper  Johns,  superpone  tipografía, colores, símbolos e imágenes icónicas de forma secuencial y/o divergente (y es previsible pues –coincidentemente- ambos poseen formación como diseñadores publicitarios).  Del mismo modo, el artista (Conrado) recurre  a la apropiación de la imagen icónica (determinado por el propio contexto geográfico, socio-cultural, político, etc.) y del imaginario popular religioso y musical, como la imagen del recordado cantante “chichero” Chacalón y de la beata(no reconocida por la Iglesia)Sarita Colonia, solo por citar algunas obras.

En su trabajo, el artista sintetiza la imagen, la palabra escrita y el contexto: letreros de tonos neón con mensajes o nombres  sugerentes  que aluden a  espacios  comunes ubicados dentro de una determinada área de la capital,  apelando a  la memoria visual  en un ámbito netamente popular, asociando establecimientos, y espacios que quizás puedan diferir entre sí por su propósito original; como en uno de sus lienzos en los cuales se observa el nombre de un “Chifa” (restaurante de comida china), la sugestiva frase “I love” junto al nombre y tarifas de un hostal-dispuestos dentro de la composición de la obra- Alberto Conrado las contextualiza dándoles una connotación distinta mediante la relación de causa–efecto, como por ejemplo: una comida en un “Chifa” que luego devendrá en un encuentro sexual (asociación lúdica que incluso forma parte del lenguaje popular peruano).

En conclusión: el artista construye su más reciente propuesta  abordando  el  imaginario popular cotidiano, empleando para ello el lenguaje visual, con frases resultantes que nos vienen a la mente por asociación,  sumado a su acertada  aplicación del color,  es sin duda  - a diferencia de su anteriores propuestas- su producción pictórica mejor lograda,  por la coherencia entre el discurso y la acertada técnica.

ROSA MARÍA VARGAS R.
Historiadora, Crítica de arte y Curadora independiente.


NOTA:  Esta exposición continuará abierta al público hasta el día 10 de Septiembre del 2016, en la galería RYOICHI JINNAI del Centro Cultural Peruano-Japonés, dentro del siguiente horario: de Lunes a Viernes de 10:00 a.m. a 8:00 p.m. y Sábados de 10:00 a.m. a 1:00 p.m.